91 5760087 Primera sesión informativa gratis ¡Llámanos! C/ Príncipe de Vergara 56, 1º 7 - Madrid
info@itacopsicologos.es

Todas las claves sobre la Terapia de Pareja

Todas las claves sobre la Terapia de Pareja

Muchas veces oímos a gente de nuestro entorno hablar sobre la terapia de pareja, vemos en la tele programas o espacios orientados a este ámbito o simplemente nos llega información de diferentes fuentes sin llegar a saber muy bien qué es lo que envuelve o en qué consiste este tipo de terapia.

Es frecuente encontrar parejas con dificultades de diversos tipos, normalmente conflictos o dinámicas que llevan mucho tiempo manteniéndose, y que por una razón u otra no han sido abordadas al inicio y han ido generando un deterioro en la pareja y, en consecuencia, una insatisfacción mutua.

Existe la creencia de que cuanto más similares son los miembros de una pareja, mayor probabilidad de éxito. Bien, pues eso no tiene por qué ser así necesariamente. Hay múltiples variables implicadas que juegan su papel, independientemente de si nuestros caracteres son más o menos parecidos. Por ejemplo, una pareja puede tener estilos de comunicación similares pero rutinas, horarios o gustos muy diferentes que pueden afectar a la convivencia; o por el contrario, una pareja con multitud de aficiones comunes, que compartan mucho tiempo…etc.; pueden estar al mismo tiempo manteniendo dinámicas de comunicación muy tóxicas que acaban deteriorando la interacción.

Existen varias causas que generan este tipo de deterioro o insatisfacción en la pareja, que nos pueden ayudar a operativizar el problema y a buscar posibles respuestas a preguntas como: ¿qué tenemos que cambiar?, ¿soy yo el problema o es él/ella?

Aquí van algunas de esas causas:

  • Problemas de comunicación: reproches y recriminaciones, mensajes encubiertos o “indirectas” que dan lugar a malas interpretaciones y a una comunicación poco clara, no encontrar el momento adecuado para exponer los problemas, escaso intercambio de refuerzos o de mensajes positivos (tanto verbales como no verbales), falta de escucha o de empatía hacia el otro…etc.
  • Estrategias de afrontamiento de los problemas de pareja: cuando uno de los miembros es más controlador con el otro (por celos o inseguridades propias), problemas de infidelidad, cuando hay continuos desacuerdos porque ninguno de los dos da su brazo a torcer, cuando culpabilizamos al otro del problema…etc.
  • Expresión emocional: cuando vamos acumulando situaciones o desacuerdos sin hablarlos con la pareja (contención emocional o falta de “ventilación”), caemos en el error de ir llenando nuestra mochila de piedras. A corto plazo evitamos la discusión o el recibir una respuesta que no nos gusta, pero a medio-largo plazo la mochila se rompe y explotamos con el otro por cualquier cosa o por cualquier detalle sin importancia.
  • Rutina y falta de actividades gratificantes en pareja: el no compartir nuestro tiempo de ocio con el otro, el dedicarnos únicamente las “peores horas del día” tras una larga jornada de trabajo, la falta de incentivos, el llevar vidas separadas o no compartir círculos sociales…etc., son causas frecuentes de conflicto en la pareja.
  • Reparto de tareas o funciones: en este punto no sólo nos referimos a tareas domésticas, sino también a tareas educativas, familiares y/o sociales.
  • Educación de los hijos: en ocasiones existen desacuerdos en cuanto a cómo educar a los hijos, distintas formas de interpretar lo que es “bueno o malo” para el niño/a, disparidad a la hora de establecer (o mantener) límites y normas o incluso llegar a desacreditar o a quitar autoridad a la pareja.
  • Insatisfacción sexual: es frecuente que cuando existe un deterioro en la pareja por la causa que sea, el área sexual se vea afectada en consecuencia. También puede darse el caso en el que la problemática principal es de tipo sexual, y ésta afecta a otras áreas.

 

tumblr_lyem7ycKeR1qm230vo1_500_large

Es importante tener en cuenta que una relación de pareja es una interacción siempre de carácter bidireccional. Es decir, mi conducta va a tener un efecto o repercusión en el otro y viceversa. De ahí que sea contraproducente etiquetar a uno de los miembros como “culpable” de los conflictos, puesto que ambos tienen, en mayor o menor medida, una implicación en los mismos.

Son muchos los estudios de investigación experimental llevados a cabo por diversos autores que corroboran la eficacia de este tipo de intervención y sus técnicas. Los principios de aprendizaje social son la base de la terapia de pareja, lo que hace que el psicólogo se embarque en un trabajo exhaustivo de análisis del funcionamiento de la interacción en pareja: qué tipo de comportamientos o dinámicas se mantienen, qué recursos y dificultades personales pone cada uno en dicha interacción…etc.; para posteriormente ayudar a la pareja a aprender nuevas formas de relacionarse más exitosas, encaminadas a aumentar el nivel de satisfacción mutuo.

Todo esto no quiere decir que la Terapia de Pareja siempre esté orientada a “que ambos miembros de la pareja sigan juntos a cualquier precio”, esto va a depender muchas veces de la actitud y de la disposición al cambio que tenga cada uno de los miembros implicados, puesto que es clave que los dos estén dispuestos a ceder en algún aspecto, a implementar cambios y a poner de su parte. En definitiva, a luchar por un objetivo común. Es por ello que la terapia puede tener a veces desenlaces inesperados pero siempre benelficiosos para ambas partes.

Compartir entrada: