91 5760087 Primera sesión informativa gratis ¡Llámanos! C/ Príncipe de Vergara 56, 1º 7 - Madrid
info@itacopsicologos.es

Psicólogos infantiles Madrid

Tratamiento psicológico infantil

ni-os-con-pinturas-en-manos-9930

Disponemos de un equipo especializado de psicólogos infantiles en Madrid para ayudar a sus hijos con los problemas que puedan surgir en las diferentes etapas de su crecimiento, esto es de vital importancia para el desarrollo futuro del niño. Nuestro equipo especializado en psicología infantil le ayudará en todo momento a superar las dificultades que el menor pueda tener.

En cada una de las etapas que los niños pasan durante su crecimiento sufren rápidos cambios en su carácter y comportamiento, estos cambios a veces son difíciles de tratar desde el desconocimiento y puede llegar a generar conflictos, por eso debemos empezar con la terapia infantil cuanto antes y así ayudarles desde el primer momento.

Etapas de la Infancia y Adolescencia.

  • Etapa preescolar (1-6 años): problemas relacionados con el control de esfínteres (Enuresis o Encopresis), problemas de alimentación, miedos y ansiedad (a dormir o a quedarse solo, al colegio, a la oscuridad…), déficit de atención o de concentración, hiperactividad, “TDAH” (Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad), alteraciones del sueño (terrores nocturnos y pesadillas, despertar precoz…), problemas de conducta (rabietas, etc).
  • Etapa escolar y Pre-adolescencia (6-13 años): problemas de conducta y/o de adaptación al medio escolar o familiar, déficit de atención o concentración, bajo estado de ánimo, ansiedad, dificultades de relación social, bajo rendimiento escolar, problemas de alimentación, etc.
  • Tratamientos personalizados, analizamos cada caso y orientamos en las prioridades de intervención precisas para cada momento.
  • Adolescencia (12-14 años): alteraciones en la conducta alimentaria (Anorexia, Bulimia, sobreingesta compulsiva), dificultades de adaptación, bajo estado de ánimo (depresión, inseguridad…), déficit de atención, bajo rendimiento escolar, conflictos familiares, trastornos de ansiedad, abuso de sustancias…