91 5760087 Primera sesión informativa gratis ¡Llámanos! C/ Príncipe de Vergara 56, 1º 7 - Madrid
info@itacopsicologos.es

La importancia del aquí y ahora

la importancia del aqui y ahora

Todos los seres humanos tendemos, alguna vez en nuestra vida, a hacernos cuestiones similares: ¿Qué nos deparará el futuro? ¿Y si el proyecto sale mal? ¿Y si no encuentro pareja? ¿O si ahora estamos bien pero eso termina? ¿Debería haber reaccionado de otra manera? ¿Qué habría pasado si…? Y así podríamos estar horas y horas.

Sí. Somos seres irracionales. Y no solemos tolerar bien la incertidumbre. Tendemos a intentar controlar todas las variable que estén a nuestro alcance para así sentirnos más tranquilos, cuando en el fondo, sabemos que es imposible controlarlo todo. Simplemente por dos aspectos básicos:

  • Nuestra bola de cristal no es infalible. Es decir, hasta el día de hoy, no podemos estar seguros al 100% delo que va a ocurrir, ni siquiera en un futuro cercano. Siempre van a existir variables que se escapen de nuestro control. Tendemos a anticipar en negativo para el “por si acaso”, “para estar preparados para lo peor”, cuando la realidad es que cuando ocurre no sirve para nada tal “preparación”, ya que experimentamos igualmente el malestar, y por partida doble (horas,días,semanas o meses antes y también durante). Los seres humanos somos la única especie que puede experimentar el mismo (o mayor) malestar anticipando un suceso, que viviéndolo propiamente.
  • La máquina del tiempo no existe. Hasta el día de hoy, el pasado no se puede cambiar. Todas nuestras vivencias anteriores nos han ido configurando hasta lo que somos ahora, todas tienen por tanto su relevancia en mi presente. Si no hubieran sido esas vivencias sino otras, también habríamos recogido consecuencias positivas pero también negativas. Todos los caminos tienen sus piedras y sus llanuras. El poner nuestro esfuerzo y atención en aquello que no puede cambiarse nos desgasta y nos desvía del camino.

aqui y ahora

 

Citando una conocida frase de Buda Gautama: “Somos lo que pensamos”. De ahí que tengamos mucho que decir en cómo nos sentimos y cómo actuamos.

Para poder realmente disfrutar y ser felices, es necesario que nos reconciliemos con nuestro pasado (aceptándolo pero no dejando que cobre más protagonismo que el presente), y tolerar cierto grado de incertidumbre, sin dejar de ser precavidos. Encontrar el equilibrio y focalizarnos en la importancia del aquí y ahora puede ser una de las claves para encontrar nuestra felicidad.

Compartir entrada: