91 5760087 Primera sesión informativa gratis ¡Llámanos! C/ Príncipe de Vergara 56, 1º 7 - Madrid
info@itacopsicologos.es

Año nuevo, metas nuevas: cómo lograr tus objetivos

MAMMAMIA-ESCENA

“En enero dejo de fumar”, “A partir de enero empiezo a ahorrar”, “Este año encuentro pareja”…etc.

El inicio del nuevo año siempre suele suponer un buen momento para proponernos cambios, objetivos o buenos propósitos para empezar con buen pie el año que entra. Pero… ¿hasta qué punto logramos realmente cumplir estos objetivos?

Siendo sinceros, cualquier momento del año sería bueno para proponernos nuevas metas o propósitos. Si elegimos el cambio de año es importante que los objetivos que nos marquemos no supongan frustraciones futuras, puesto que generarían el efecto contrario (desmotivación, bajo estado de ánimo…etc.)

Aquí van algunos factores a tener en cuenta:

  • Ponernos metas y objetivos realistas: Ser sinceros con nosotros mismos. No es lo mismo proponerse estar delgado que bajar del peso actual, o correr una maratón que empezar a ir al gimnasio. Hay que adaptar los objetivos y metas a nuestras propias necesidades y capacidades, de manera que sean lo más ajustados y realistas posibles.

 

  • Objetivos y metas a corto plazo: Permiten mantener nuestros niveles de motivación y una actitud más proactiva. Si nos proponemos cambios muy a largo plazo, podemos caer en la pereza o en la des-motivación. En este caso sería útil desglosar la meta en objetivos más inmediatos.

 

  • Hacer balance del año que acaba: Valorar lo positivo y lo negativo puede ayudarnos a dirigir nuestra conducta de cambio, como consecuencia del aprendizaje obtenido.

ancc83o-nuevo

  • Permitirnos fallar: No cesar en nuestros intentos para conseguir dichos objetivos. Recordar que es una carrera de fondo, con sus obstáculos incluidos, pero eso no significa que no vayamos a llegar al final.

 

  • Metas y objetivos compartidos: Es positivo que hagamos a los demás partícipes de nuestros retos, de esta forma las tendremos más presentes y claras, haciéndose más fácil o probable su consecución.

 

  • Objetivos de auto-cuidado o de cuidado personal: Reducir el consumo de tabaco, empezar a hacer ejercicio físico, aprender a cocinar… Este tipo de objetivos nos hacen sentirnos mejor con nosotros mismos, y de este modo facilitamos la consecución de otras metas.

 

  • Dedicar más tiempo a las cosas que nos gustan: Identificar esas “cosas” (actividades o personas) que nos hacen disfrutar y olvidarnos de todo, que nos diferencian de los demás o nos hacen únicos, nos permite aprovechar el tiempo al máximo y aumentar nuestro estado de ánimo.

 

  • Marcarnos un objetivo solidario o altruista: Cualquier conducta de ayuda hacia los demás o hacia nuestro entorno nos hace sentirnos útiles y parte de algo, de un proyecto, de una idea… Favoreciendo así nuestro propio desarrollo personal.

happy-1024x528

Es fundamental concretar metas que ayuden a reforzar y mantener en el tiempo esa actitud de cambio y de mejora personal, y no frustrarnos o bloquearnos en el intento. El mero hecho de proponernos retos es lo que mantiene nuestra ilusión y nuestro esfuerzo, más allá del resultado final.

Y recuerda que muchas de las cosas buenas que nos esperan este año no son fruto del azar, sino de nosotros mismos,  de nuestra actitud. Así que… ¡A por el 2016!

Compartir entrada: